Kitur Sevilla, Concesionario Oficial Kia en Sevilla y provincia

Noticias

5 CONSEJOS PARA CONDUCIR EN INVIERNO

5 CONSEJOS PARA CONDUCIR EN INVIERNO

Es cierto que, en esta época del año, en ocasiones, conducir se convierte en una verdadera y arriesgada aventura.

 

Pero, ¡saber salir del paso en estas situaciones es fundamental! No puedes dejarte impresionar por la lluvia, la nieve o la niebla. Para ello, te damos algunos consejos que consideramos pueden ser de utilidad para cualquier conductor durante el invierno.

 

SEGURIDAD AL VOLANTE EN INVIERNO
 

Lo primero para tener una conducción segura, sea la época del año que sea, es hacer una revisión de tu coche, comprobar los niveles de los distintos líquidos, el estado de los neumáticos, el estado del limpiaparabrisas, las luces, etc. De forma que, en caso de inclemencias meteorológicas, nos sea mucho más fácil y seguro seguir nuestro trayecto con la mayor normalidad posible.

 

A continuación, los consejos que debes seguir para garantizar una buena conducción tras haber realizado la revisión adecuada:

 

Guarda una distancia de seguridad mayor de lo normal. Si en cualquier caso, hacemos hincapié en la necesidad de mantener una distancia de seguridad adecuada, en caso de inclemencias meteorológicas propias del invierno, aún más. La distancia de frenada aumenta y necesitas mayor espacio para que ésta se haga efectiva.
Además, de esta forma, evitarás perder visibilidad, debido al agua que evacúan los vehículos delanteros a través de sus neumáticos.

 

¿Llueve? Evita las zonas o carriles inundados. Si observas que una parte de la carretera está más inundada de lo normal, evítala y así reducirás las posibilidades de aquaplanning. Si te resulta imposible y tu coche entra en este efecto: nunca pises el pedal de freno, levanta el pie del acelerador y aguanta con fuerza el volante.
 

¿Niebla? Combate la falta de visibilidad. Este factor es uno de los más molestos en la carretera, ya que la mayoría de las veces, nos hace sentirnos tensos al volante ante la falta de visibilidad, incluso en ocasiones, casi absoluta. Por ello, en este caso es aconsejable reducir la velocidad sin frenar de manera brusca y, si la visibilidad es realmente nula, hay que conducir teniendo como guía las líneas de la carretera. En cuanto sientas la dificultad de visión, enciende las luces antiniebla que procedan.

 

¿Fuertes vientos? Mantente firme al volante. Si sientes que el viento golpea tu coche, tenlo en cuenta. Sujeta firmemente el volante con ambas manos, sobre todo en caso de adelantamiento. ¡Cuidado si adelantas a un camión o a cualquier otro vehículo de gran tamaño! En este caso, la oleada de viento conforme lo vas sobrepasando, es más agresiva.
Si llevas el motor un poco más revolucionado de lo aconsejable, el coche tendrá más fuerza e irá más anclado, por lo que el viento no hará tanto efecto.

 

¿Nieva? Lleva cadenas. Si vives en una zona donde la nieve es frecuente, deberás tener previsto en todo momento la posibilidad de tener que poner las cadenas para circular con mayor seguridad. Además, es interesante contar con un rascador de hielo para que, cuando salgas hacia el trabajo, puedas contar con una plena visibilidad. ¿Sabes una curiosidad? Si se ha pronosticado que nevará en cantidad, cuando aparques, deja los limpiaparabrisas levantados para no encontrarlos rotos a causa del peso de la lluvia.

 

Una última advertencia: a todos nos encanta salir calentitos de casa y montarnos en el coche a la misma temperatura pero, como no es posible, ¿qué suele hacerse? Montarse en el coche bajo prendas muy abultadas o con varias capas de ropa, no es lo más aconsejable. Es mejor pasar un poco de frío al principio hasta que la calefacción emita la temperatura que queramos para sentirnos cómodos - lo ideal es conducir a 20º en el habitáculo - ya que, el efecto que provoca la ropa muy abultada, es el impedimento de movernos con facilidad y reaccionar tan ágilmente como necesitamos. Además, el cinturón debe ir correctamente ajustado al cuerpo para que haga su función y, si llevamos ropa que ocupe mucho espacio con nuestro cuerpo, es probable que la sujeción del cinturón falle.


 

Lo principal, sean las inclemencias del tiempo que sean o incluso las condiciones de la carretera, lo mejor es conducir con mucha prudencia y, por supuesto, saber qué hacer si en medio de nuestro trayecto, se desata un temporal de las características comentadas.

 

Sigue estos consejos y ¡disfruta de la Navidad con los tuyos!